Conoce el valle
/La fragua san andrÉs de valdelomar
fragua_san_andrés_de_valdelomar_1.jpg

LA FRAGUA SAN ANDRÉS DE VALDELOMAR

En la actualidad, quedan varias fraguas restauradas en Loma Somera, en Susilla y en San Andrés de Valdelomar, esta última  con todos los elementos típicos que recrearían una fragua de pueblo de finales del siglo pasado.

La fragua o martinete eran pequeñas edificaciones  destinadas al moldeado del metal para la fabricación de herramientas de usos y tipologías variadas y esenciales para la vida cotidiana.                                     

Los labradores necesitaban hojas de  dalle, de rozón, rejas, azadas; los carpinteros, hachas, hojas de tronzador,  legras, gubias, barrenos, azuelas, triscadores; los canteros, martillos, cinceles, cuñas; los ganaderos, rodillos, horcones, argollas; los arrieros, llantas, callos, herraduras, clavos, sumando dos actividades secundarias pero fundamentales a la propia del herrero: herrar al ganado vacuno y caballerías y afilar y reparar las herramientas agrícolas. Para la casa realizaban, trébedes, sartenes, cucharas, llaves, aldabas, rejas, faroles, y un sin fin de objetos que estaban presentes en todos los hogares.

El  oficio  de  herrero  se  caracterizaba,  entre  otras muchas  cosas,  por  el    gran número  de  herramientas  que  utilizaba: tenazas, taladros, claveras, torno, introduciendo variaciones para adaptarlas a la forma particular de trabajar lo  que  fue generando  herramientas  originales  y  personales , que se pueden ver en el espacio expositivo.

El espacio de trabajo del herrero contenía los aparatos como  un gran fuelle que servía para mantener vivo el fuego, activado por el balancín movido por el herrero. Un fogón, donde se concentraba el fuego y se insertaba  el metal.

Galería

Fragua san andre%cc%81s de valdelomar 1
Fragua san andre%cc%81s de valdelomar 2
Fragua san andre%cc%81s de valdelomar 3

Compartir

ºC22
28MartesJunio
MIÉJUEVIESÁBDOMLUN