Conoce el valle
/Complejo rupestre de el tobazo
ermita rupestre

Complejo Rupestre de El Tobazo

Por encima de las cascadas del El Tobazo (Villaescusa de Ebro), a la entrada de los cañones del Ebro, corre una cornisa de tobas, abundantes en cuevas naturales que han sido labradas por el hombre para formar celdas organizadas en torno a una pequeña iglesia, y excavar sepulturas tanto al interior como al exterior. Obra de gran originalidad resume la adecuación de estas gentes con la naturaleza.

Una surgencia de agua en una gruta blanca llena de magia y encanto, el sonido del agua, las cascadas y el musgo que ambienta el lugar, sedujeron en torno a un afloramiento rocoso a los artífices de una iglesia y varias salas rupestres. Entonces, como hoy, la poderosa atracción de la naturaleza y la belleza del lugar atrapó a los pobladores de este conjunto rupestre que se yergue sobre el rio Ebro, ya presto a internarse en un sobrecogedor cañón.

Existen tres oquedades excavadas en la roca. Una de ellas hubo de ser ermita, con una gran hornacina a modo de altar donde una mesa y una cruz latina grabada en la roca delatan el uso litúrgico del lugar. Otras dos cuevas artificiales con varios cubículos permiten evocar un posible cenobio, una reducida comunidad de monjes. Las tumbas excavadas en roca bajo arcosolio, o visera en arco, ciernen una sombra de finitud mortal sobre un paraje de singular armonía natural.

El paraje es apartado, el agua abundante y el paisaje bellísimo.

Galería

Captura de pantalla 2017 02 23 a las 21.50.11
Maxresdefault

LocalizaciónCÓMO LLEGAR

Compartir

ºC28
16JuevesAgosto
VIESÁBDOMLUNMARMIÉ